viernes, 27 de marzo de 2009

curriculum

CARLOS CAPUTTO (1952-1995)

Se dedicó profesionalmente a la fotografía a partir de 1985, año en que se estableció en Buenos Aires, luego de nueve años de estadía en Milán –Italia- donde se desempeñó como técnico escenográfico en el Teatro alla Scala. Participó en giras y festivales en toda Europa, Israel y Japón.
En 1987 y 1988 fue seleccionado para el XIII Salón Nacional de Fotografías y para la muestra Fotografía Contemporánea Argentina, en las Salas Nacionales de Exposición en Buenos Aires.
Participó de la muestra “Premio de la Crítica a la fotografía” organizada por la Asociación Argentina de Críticos de Arte en el CAYC (1989).
Realizó su primera muestra individual en 1990 en la Fotogalería del Teatro San Martín.
Simultáneamente se desempeñó como fotógrafo en la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires y formó parte del equipo “Memoria Arquitectónica” de la Secretaría de Extensión Universitaria.
Fue invitado por Sara Facio a participar de la muestra “10 x 10 Coleccione Fotografías” (1991), en Harrods en el arte. Ese mismo año realizó dos muestras individuales, una en el estudio Marta Zatonyi y otra en el Museo de Arte Decorativo Firma y Odidilio Estévez, en Rosario.
En 1992 su obra fue expuesta en el Casal de Catalunya, en el Espacio Giesso y en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.
Nuevamente en la Fotogalería del Teatro San Martín, participó de la muestra colectiva “Ocho años, noventa exposiciones” (1992).
Participó en los IV Encuentros abiertos de fotografía, organizados por la Escuela Argentina de Fotografía (agosto 1992), con una charla demostrativa sobre “Emulsionado sobre papeles”.
En el Centro de Arte y Comunicación (CAYC) en colaboración con Cecilia Biagini realizó la instalación “Fotos en cajas de acrílico” (1994).
Cerró el año 1994 una retrospectiva en la Galería Fotograma en la ciudad de San Miguel de Tucumán (Argentina).
En todos esos años trabajó para artistas plásticos realizando retratos y tomas para catálogos y también se dedicó a la docencia.
En febrero de 1995 participó de la muestra “One Hundred Years of Photography in Argentina: 1890 – 1990”. Este rescate de los grandes maestros del país se expuso posteriormente en la Fotogalería del Teatro San Martín y por último durante todo 1996 y 1997 en París, Londres, Roma y Madrid.
Murió el 11 de marzo de 1995 mientras se encontraba preparando una muestra que se realizó en julio del mismo año en la Fotogalería del Teatro San Martín.
En 1996 sus fotografías fueron seleccionadas para participar de la Muestra de Fotografía Latinoamericana en el marco de Fotoseptiembre realizada en primer lugar en la ciudad de México y luego en Puerto Rico.
En noviembre de 2004 se presentó el libro Grafías, de Carlos Caputto, realizado por Florencia Molina y Vedia, editorial Tsé tsé, en el Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA).
En mayo de 2005 sus fotografías fueron expuestas en la muestra 258 muestras, 20 años, Dos décadas de Fotogalería del Teatro San Martín.
Una selección de sus retratos de artistas de los ’80 y un televisor intervenido participaron de la muestra Espíritu Salvaje, en la Galería La Estrella del Sud, en abril de 2007, en la ciudad de Buenos Aires.
Del 1º al 22 de junio de 2007 se realizó en la galería La estrella del Sud, una muestra que incluyó fotografías realizadas con la técnica de goma bicromatada, cuyo principio fundamental es la sensibilidad del bicromato de potasio a la luz, fotos en cajas de acrílico, objetos intervenidos con películas gráficas y fotos “clásicas”, toda obra realizada entre los años 1986 y 1995, año del fallecimiento del autor.

jueves, 26 de marzo de 2009

El que llegaba más lejos

El que llegaba más lejos.
Por Sara Facio
La primera vez que me trajo sus trabajos me pareció un artista original. Era uno de los pocos que se arriesgaba a experimentar y hacer intervenciones en las fotografías. Carlos hacía goma bicromatada y cosas en color cuyo resultado parecían grabados, era muy interesante. Había otros fotógrafos que experimentaban en esa época, pero él llegaba más lejos, era el mejor. En esa época, entre el ‘90 y el ‘95, se perfilaba como alguien con mucho entusiasmo y posibilidades y con una base muy sólida. Lo que él hacía tenía contenido, no era sólo una superficie bellamente trabajada. Pero no tenía mucha obra, tampoco tuvo tiempo, y en esa época el manejo que los artistas hacían del mercado era muy diferente, tenían menos exposición. Después de la muestra de 1990 en la Fotogalería del San Martín, donde lo lanzamos, seguimos manteniendo un vínculo y una simpatía profesional fuerte. Me gustaba mucho como persona, me parecía muy auténtico y cariñoso. Me venía a ver de vez en cuando, con su hijo, y que estuviera tanto con la familia era algo que también me gustaba mucho, era un gesto poco habitual en un hombre argentino.

Emociones textuales

Texto de Carlos Caputto, 1992

“Las fotos que aquí presento han sido copiadas con una laboriosa técnica de otra época. Emulsiono mis propios papeles con pinceles y esponjas, con químicos que yo mismo preparo, y moviéndome en un terreno que muchas veces ha sido visto como una frontera, una suerte de terreno pantanoso que limitaría con la pintura. (...) Exponer mis papeles con el sol, sin necesidad de introducirme en esa oscuridad no siempre deseable del laboratorio y sobre todo revelar mis imágenes con elemental agua, son elecciones si se quiere anacrónicas, sobre todo en la era del pasaje casi automático de la imagen de plata de un negativo a un papel comprado en el negocio de la esquina. Pero, si tiene razón Borges, escondido detrás de esta trabajosa sintaxis, estará mi destino.”